Violencia escolar: Problema de todos

La Familia: Elemento clave de prevención y tratamiento de la Violencia Escolar

El elemento clave para el desarrollo de una buena relación entre padre e hijos es la comunicación, factor que genera un ambiente de respeto de manera que cada miembro de la familia pueda manifestar lo que quiere y siente sin ningún tipo de reproche aceptando los diferentes puntos de vista.

En mucho de los hogares existe la comunicación disfuncional, este tipo de comunicación hace que los adolescentes adopten una actitud de rebeldía y conductas violentas.

¿Cuáles son las causas de este tipo de comunicación?

Este tipo de comunicación, según la revista Cubana de Medicina General Integral, se genera porque existen «dobles mensajes o mensajes incongruentes” es decir, cuando el mensaje que se trasmite verbalmente no se reafirma con las acciones de los padres y no queda claro. Un ejemplo claro sería cuando el padre o la madre le pide al hijo que no sea violento en la escuela o colegio, pero discute violentamente con su pareja  en casa.

Un factor importante a discutir es el rol que se tiene como padres frente a los hijos y la imagen que se les está mostrando. Y una de las graves consecuencias de una familia disfuncional es que los adolescentes adopten actitudes antisociales y ser ocasionadores o victimarios de la violencia escolar; según datos estadísticos de UNIFEC (Fondo de las Naciones Unidas para la infancia), organización sin fines de lucro, señala que el 30 % de adolescente entre 11 y 17 años ha sido testigo de las discusiones en tres sus padres y que 6 de cada 10 estudiantes son víctimas del acoso escolar.

El punto de vista de los padres

Para  Elena, madre de familia en un primaria, las discusiones que tienen los padres frente a sus hijos“los puede afectar psicológicamente, moralmente, porque ellos ven cómo discuten, y cuando crecen y ven la violencia entre los padres, pueden hacer lo mismo”. Estas y otras opiniones de los padres confirmarían la influencia que tienen los padres sobre la vida de sus hijos.

Adolescentes Víctimas.

Las víctimas pueden tener una actitud pasiva o activa/provocadora frente a la agresión, y tienen más probabilidades de sentirse deprimidos, solos o más ansiosos que sus compañeros, además de tener una baja autoestima.

El Código de la Niñez y la Adolescencia, da pautas para los casos de maltrato y otras violencias en contra de niños, niñas y adolescentes. Específicamente sobre la prevención del maltrato a nivel institucional, establece que “planificará y pondrá en ejecución medidas administrativas, legislativas, pedagógicas, de protección, atención, cuidado (…) con el fin de erradicar toda forma de maltrato y abuso, y de mejorar las relaciones entre adultos y niños, niñas y adolescente»

Prevención:

La mayor prevención de la violencia escolar está vinculado al trabajo de familia; sin embargo, diversas instituciones y proyectos frecuentemente aluden a la necesidad de trabajar en comunidad en contra de todo abuso dentro y fuera del hogar. Un ejemplo claro es el proyecto de periodismo ciudadano, de la carrera de Comunicación Social de la UTMACH que busca concienzar a la sociedad sobre el interés que debemos poner en estos temas. Como se muestra en el siguiente vídeo:

Galería de imágenes: